Ir al contenido principal

Dublín...la laguna negra

Dublín
Mi aventura irlandesa empieza en la capital: Dublín. Una vez que llegas al aeropuerto, tienes varias opciones para llegar al centro: taxi, autobuses urbanos (tres líneas 16, 41 y 102), autobuses directos o, para los más sibaritas, también puedes contratar un servicio privado de traslado. ¿Lo más rápido, cómodo y barato? Pues los autobuses directos. Tienes dos opciones:
  • Aircoach: opción muy rápida ya que solo realiza tres paradas en el trayecto: Drumcondra, O'Connell Street y Grafton Street (junto al Trinity College). Yo opté por éste, además, si viajas con la compañía Rynair, te venden el ticket en el avión, ida y vuelta: 10 € (solo ida: 6 €). Cuesta igual si lo compras en el avión como si lo compras en el autobús.
  • Airlink 747: va directamente del aeropuerto a O'Connel Street. El precio es el mismo que el anterior.
Ambas paradas de bus, te la encuentras justo cuando sales del aeropuerto, y el trayecto suele tardar entre 25 y 30 minutos.

¿Por qué no te aconsejo los autobuses urbanos? Porque hacen más paradas, son más lentos y no permiten llevar mucho equipaje, sobre todo maletas grandes. 

En este viaje he podido conocer un poco más la historia de Irlanda, y es que, pasear por las calles de Dublín y sus alrededores, es pasear por su historia. Un pueblo que ha pasado mucho en el pasado, pero que también está lleno de leyendas y costumbres que hasta hoy perduran. No quiero extenderme mucho con su historia, haré un resumen para ponernos en situación.

Entrada de los vikingos en Dublín
Dublín es un derivado hiberno-normando de las voces irlandesas Dubh Linn, que significa "laguna negra". Dublín fue una tierra pacífica hasta que los vikingos se adentraron en sus tierras. Fundada por los vikingos alrededor de 841, como base militar y centro de comercio de esclavos, es la ciudad más poblada de la isla. Pero la presencia vikinga no duró mucho tiempo, ya que estos fueron expulsados por el rey Brian Ború en el año 1014. Con su expulsión, comenzó un periodo de prosperidad para los normandos, quienes desde entonces controlaron la floreciente Dubh Linn.

En 1541 se suprime el Señorío de Irlanda y nace el Reino de Irlanda, que continuó con la política de acabar con los católicos. Así, en 1592 fue fundada por Isabel I la primera Universidad de Irlanda, el Trinity College.

Periodo de la Gran Hambruna en Irlanda
Entre 1845 y 1849 una plaga destruyó la cosecha de patatas, único alimento de la mayor parte de la población irlandesa, por lo que fallecieron más de un millón de personas por inanición. Durante este periodo, conocido como la Gran Hambruna, se produjo un éxodo masivo a otros países, dos millones de irlandeses abandonaron el país.

Hacia 1900 Dublín había dejado de ser la ciudad más importante de Irlanda superada por Belfast, ciudad que había vivido una importante revolución industrial. En 1922 se proclamó el Estado Libre de Irlanda. El IRA (Ejército Republicano Irlandés) y el Sinn Féin rechazaron el nuevo status por considerarlo insuficiente, e Irlanda del Norte no quiso formar parte del nuevo Estado. En este período surge la división de las dos Irlandas: la República de Irlanda e Irlanda del Norte.

Desde el final de la II Guerra Mundial hasta 1973 Dublín no experimentó grandes cambios. Es a partir de esta fecha cuando Irlanda se integra en la Unión Europea y despega de un modo imparable.

La capital irlandesa ha sido escenario de guerras y conflictos hasta llegar a definir su propia identidad en el S. XX. Hoy es una capital moderna y rica en historia capaz de cautivar a sus visitantes con la mezcla de las más arraigadas tradiciones gaélicas y una constante adaptación al mundo moderno.

Paseando por su calles se puede disfrutar de música en vivo. La ciudad ha producido varios músicos y bandas de rock de éxito internacional como U2, Westlife, Rob Smith, Boyzone, The Script, entre otros. Dublín es también el centro de gran parte del arte y la escena artística irlandesa y sede de las bibliotecas y museos más importantes de Irlanda.

En el centro de la ciudad hay varios teatros. Muchos actores reconocidos internacionalmente han surgido de la escena dublinesa. Entre ellos puede mencionarse a Brendan Gleeson, Stephen Rea, Colin Farrell, Gabriel Byrne, Jonathan Rhys Meyers.

Aunque la ciudad no destaca por sus grandes monumentos, se trata de un lugar en el que fácilmente te puedes perder por sus verdes jardines y disfrutar de agradables veladas degustando una cerveza Guinness en cualquiera de los cientos de tabernas y pubs tradicionales.

El río Liffey separa las zonas norte y sur de la ciudad. Si en otras ciudades el río es un elemento importante, en Dublín lo es más aún, ya que la división entre los distritos impares de la ciudad y los pares no es simplemente geográfica, sino que los barrios, la arquitectura, el carácter e incluso los estilos de vida cambian radicalmente de un lado al otro.

Río Liffey

Al norte está, tradicionalmente, el Dublín más humilde y más obrero. El sur, por su parte, es la zona rica, con bonitas casas victorianas y barrios de casas bajas y tranquilas a lo largo de aquella parte de la bahía de Dublín.

Cada barrio tiene sus particularidades, pero también cosas que son comunes para toda la ciudad, es la gran cantidad de pubs y el ambiente que se respira en ellos.

Por mi primer paseo por las calles de Dublín visité los siguientes escenarios cargados de historias y leyendas:

O'Connell Street

Es la calle más representativa e importante de Dublín. Toma su nombre del puente O'Connell, lugar en el que inicia su recorrido, terminando en la calle Parnell (una de las principales calles comerciales de la ciudad).

Puente O'Connell

Paseando por esta calle, una de las más anchas de Europa (con casi 60 metros de ancho y medio kilómetro de largo), te encuentras con The General Post Office (Oficina Central de Correos).

The General Post Office (Oficina Central de Correos)

Edificado en el año 1818, es un monumento histórico muy importante, ya que es el lugar donde se proclamó de manera oficial el nuevo status de Irlanda como república tras el alazamiento de 1916. En la ventana principal hay una placa conmemorativa y una estatua del héroe mítico irlandés Setanta.

Lo más llamativo de la calle es el obelisco del llamado The Spire (La Espiral o Monumento a la Luz).

The Spire (La Espiral o Monumento a la Luz)

Un cono de acero inoxidable de 120 metros de altura que fue construido en el año 2003, en el mismo lugar donde estaba el Nelson's Pillar, destruido durante un atentado del IRA. La punta se ilumina por la noche. Realmente fue creado para conmemorar la llegada del nuevo milenio, pero se retrasaron unos cuantos años para su inauguración.

Por otra parte, aquí se encuentran varias estatuas de personajes ilustres en la historia de Dublín: James Larkin, Charles Stewart Parnell o el propio líder nacionalista del S. XIX Daniel O'Connell, que da nombre a la calle y el puente.

Estatua a Daniel O'Connell

Dicen que siempre le acompaña una paloma, y es verdad, de las veces que pasé por esta calle, siempre tenía una paloma posada en la cabeza.

Garden of Remembrance (Jardín del Recuerdo)

Al final de la calle O'Connell te encuentras con este pequeño parque de recuerdo y reflexión, dedicado a la memoria de todos aquellos que fallecieron en el intento de lograr la independencia de Irlanda.

Garden of Remembrance (Jardín del Recuerdo)

En el fondo del estanque se pueden ver algunos mosaicos con forma de armas vikingas. Esos mosaicos representan la costumbre celta de arrojar las armas al fondo del río después de un combate para celebrar el fin de un comportamiento hostil.

Al final del parque se sitúa una gran escultura de bronce conocida como "Children of Lir", en la que unos niños se convierten en cisnes como símbolo del renacimiento y la resurrección.

Children of Lir

Uno de los elementos más emotivos del parque es el poema "We saw a vision", grabado en una de las paredes, que expresa el significado de la lucha por la libertad mediante algunos textos muy representativos.

Dublin Writers Museum (Museo de Escritores de Dublín)

Justo detrás del Garden of Remembrance. Abrió sus puertas en el año 1991 en una céntrica y reformada mansión georgina del S. XVIII. Aquí se exponen la vida y obras de autores importantes de los últimos 300 años como los ilustres Oscar Wilde, Beckett, Joyce, Yeats, Bram Stoker y Swift, entre otros muchos.

Dublin Writers Museum

Puedes conocer algo de sus vidas a través de sus libros, cartas, retratos y objetos personales que se albergan en este interesante museo.

Custom House (La Casa de Aduanas)

Fue construido en el S. XVIII para funcionar como sede de la aduna del puerto de Dublín. Se trata de un edificio con un estilo arquitectónico muy llamativo, en el que destaca su fachada con un pórtico de estilo dórico, rodeado por amplios pabellones, además de la cúpula de bronce coronada por una escultura, símbolo del comercio.

Custom House

A los nueve años de su inauguración, los asuntos relacionados con aduanas e impuestos fueron transferidos a Londres, por lo que Custom House quedó inutilizado.

En 1921 algunos afiliados al partido republicano Sinn Féin, celebraron su triunfo electoral incendiando el edificio, algo que causaría daños irreparables en el mismo. En 1926 se inició su reconstrucción, que no se vería finalizada hasta el año 1991.

Desde su restauración, funciona como sede del Ministerio de Medio Ambiente, además de constituir el edificio más llamativo de los que se encuentran a orillas del río Liffey.

St. Michan's Church (Iglesia de San Michan)

Fundada en el año 1095, fue durante varios siglos la única iglesia situada al norte del río Liffey. Es una de las iglesias más antiguas de la ciudad, y tuvo que ser reconstruida en 1685 y restaurada en 1998. Se trata de un templo con un interior bastante modesto en el que destaca un órgano de 1724 que aún se utiliza, pero, en cuanto a todo los demás, es simplemente una pequeña iglesia que llama poco la atención.

St. Michan's Church

El mayor atractivo de la iglesia reside en sus entrañas, en las que varias criptas repletas de ataúdes muestran los restos momificados de algunos antiguos ciudadanos de Dublín. Un guía te acompaña hasta el interior de las lúgubres criptas para presentarte a los personajes que descansan en ellas.

En una de las salas subterráneas se conservan los restos momificados de los hermanos Henry y Jonh Seares, que fueron ejecutados por actuar como dirigentes durante la Rebelión de 1798. En las salas contiguas se pueden contemplar los ataúdes abiertos en los que reposan las momias cubiertas de polvo. Algunas de las momias presentan los pies cortados porque eran demasiado altos para entrar en los ataúdes, o una mano cortada en el caso de tratarse de un ladrón. Quizás las momia más famosa es la de una monja de 400 años, y el que llaman la momia de "el cruzado" de 800 años de antigüedad. Dicen que si tocas la mano del "el cruzado" te dará suerte.

Y otra curiosidad más: cuentan que Bram Stoker se inspiró en las criptas de St. Michan's Church para escribir su novela Drácula.

Trinity College

Es, posiblemente, la universidad más famosa y con más tradición de Irlanda. Fundada en 1592 por la reina Isabel I, sus alumnos eran mayoritariamente protestantes en sus orígenes, pero hoy no existen distinciones de clase o religión entre sus estudiantes. Es un buen lugar para entrar y darse una vuelta por sus edificios, en un ambiente de paz, calma y tranquilidad.

Trinity College

A lo largo de la historia, ha visto pasar por sus aulas algunos aventajados alumnos que se convertirían en grandes personalidades: Samuel Beckett, Bram Stoker, Oscar Wilde o Edmund Burke.

La Biblioteca Berkeley, dentro del Trinity College, posee la mayor colección de manuscritos y libros impresos de Irlanda. Desde 1801 recibe un ejemplar de todas las obras publicadas en Irlanda y Gran Bretaña, gracias a lo cual, actualmente posee casi tres millones de libros repartidos en ocho edificios.

El edificio de la Antigua Biblioteca, construido entre 1712 y 1732, es el más antiguo de los que se conservan. La sala principal, conocida como "Long Room", tiene 65 metros de largo y contiene más de 200.000 libros más antiguos de la biblioteca.

Long Room de la Antigua Biblioteca del Trinity College

Las infinitas estanterías repletas de libros inundan el ambiente con su olor a madera antigua, mientras decenas de bustos de mármol vigilan la estancia. En una vitrina se expone el arpa más antigua que se conserva de Irlanda, realizada en roble y sauce con cuerdas de bronce. Cuenta una leyenda que ese arpa perteneció al rey Brian Ború, con la que consiguió echar a los vikingos con solo tocarla... pero solo es una leyenda.

Pero si es famosa esta antigua biblioteca, es por albergar el códice del llamado Libro de Kells del año 800. Es la joya de la biblioteca, contiene un texto en latín de los cuatro evangelios escritos con una caligrafía muy ornamentada, realizada con coloridos pigmentos.

Se cree que el Libro de Kells fue creado por los monjes de Iona a principios del S. IX. Tras el saqueo de Iona a manos de los vikingos, en el año 806 d.C., los monjes que sobrevivieron se trasladaron a Kells. Cientos años después, por razones de seguridad, el libro fue enviado a Dublín y llegó a manos del Trinity College en 1661. Hoy, se encuentra situado en el Antigua Biblioteca acompañado de una exposición que explica a fondo su contenido... por lo delicado del material y para su conservación, está prohibido hacer fotos en la exposición.

Molly Malone

Y muy cerca del Trinity College, se encuentra una de las estatuas más famosas de Dublín, Molly Malone. Esta estatua de bronce de la mítica vendedora ambulante, es un personaje ficticio (aunque hay quien dice que existió de verdad), protagonista de una de las canciones más conocidas del folclore irlandés.

Molly Malone

En 1880, James Yorkston compuso la canción "Cockles and Mussels" (berberechos y mejillones) en honor a Molly y, hoy en día, la canción se ha convertido en un himno para todos los ciudadanos irlandeses:

In Dublin's fair city, 
Where the girls are so pretty.
I first set my eyes on sweet Molly Malone.
As she wheel'd her wheel barrow,
Thro' streets broad and narrow...

Crying, "Cockles and Mussels" Alive, Alive!...

En ella se cuenta su historia, la de una mujer que trabajaba como pescadera de día y dama de compañía de noche.

Guiness Storehouse

El almacén de Guinness fue construido en 1904 para ser utilizado como lugar de fermentación de la cerveza. El edificio cumplió con su cometido hasta 1988 y en el año 2000 abrió sus puertas al público para mostrar sus exposiciones.

Guinness Storehouse

Para comenzar bien la visita, en la planta baja del edificio principal, que tiene forma de una enorme pinta de cerveza, se puede ver una copia del contrato de arrendamiento de la cervecería por 9.000 años, firmado por Arthur Guinness en 1759.

Avanzando hacia el interior del almacén puede contemplarse una exposición sobre los cuatro ingredientes que componen la cerveza: agua, lúpulo, cebada y levadura, que combinados a la perfección son capaces de conseguir un sabor tan especial.

La primera planta contiene la antigua maquinaria que se utilizaba en la fábrica: un molino, un tostadero, un alambique y barriles gigantes de madera. También se puede observar el transporte que rodea a la cerveza Guinness desde el pasado, cuando los barriles eran transportados río arriba en barco. Y otra zona está dedicada a los maestros toneleros.

La segunda planta invita a un recorrido por las campañas publicitarias de Guinness a lo largo de la historia. Una de las campañas más llamativas fue la realizada en 1916, en la que se arrojaron miles de botellas con sus respectivos mensajes en el mar. Decenas de años después, las botellas continuaban apareciendo para sorpresa de los que las encontraban.

En la quinta planta se brinda a los visitantes la posibilidad de tirar su propia pinta, haciéndoles entrega de un diploma que acredita su destreza. 

La visita finaliza en la azotea del edificio, en el conocido como Gravity Bar, un agradable lugar desde el que se pueden admirar las vistas de la ciudad degustando una pinta, cortesía de la casa.

Una pinta de cerveza Guinness


Vistas de Dublín desde el Gravity Bar

St. Patrick's Cathedral (Catedral de San Patricio)

Erigida en honor del patrón de Irlanda, es una de las dos catedrales pertenecientes a la Iglesia de Irlanda, junto con la Christ Church Cathedral.

St. Patrick's Cathedral

La catedral, que constituye la mayor iglesia de Irlanda, fue erigida junto a un pozo en el que San Patricio bautizó a los conversos alrededor del año 450. En el S. V Dublín se convirtió al cristianismo. Por supuesto, hay una leyenda que rodea a la catedral.

Según cuenta las leyendas locales, San Patricio llegó a esta tierra en el año 433 tras una dura vida en la que fue hecho prisionero y vendido como esclavo por piratas. Tras huir de sus captores decidió evangelizar Irlanda, por entonces sometida a las creencias druídicas. Politeístas como eran los celtas, tuvo que basarse en símbolos locales para introducir la nueva religión.

El Shamrock, el trébol de tres hojas símbolo de Irlanda, le sirvió para explicar la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, cada uno una hoja, pero todos juntos, una sola flor: tres entidades, pero una unidad y un solo Dios.

St. Patrick's Cathedral

Los megalitos, típicas construcciones celtas, fueron la base de la cruz celta, cuyo dos brazos lo formaron originalmente dos de esos megalitos, el pueblo y Dios unidos en un centro común, donde aparecía como nexo el Sol (que representaba un dios celta). Bajo ese Sol, esfera central que une los dos brazos de la cruz, se tallarían en principio los símbolos de alfa y omega, de origen celta, para poco a poco, pasar a representar escenas bíblicas.

En 1370 la catedral sufrió las consecuencias de un incendio y la torre occidental tuvo que ser reconstruida. Posteriormente, en 1749 se añadió una aguja a la torre. Después de sufrir diferentes incendios, profanaciones y abandonos, la catedral fue restaurada a partir de 1860 gracias a una generosa donación de Sir Benjamin Guinness.

St. Stephen's Green Park

Creado en 1664, es uno de los parques públicos más antiguos de Irlanda. Hasta 1663 la zona se encontraba a las afueras de la ciudad y se utilizaba para llevar a pastar al ganado. Ese mismo año el gobierno decidió construir un parque y el recinto fue cercado en 1664. A su alrededor se construyeron edificios de estilo georgiano que atrajeron a la alta sociedad hasta la zona.

St. Stephen's Green

Los jardines fueron rediseñados en el S. XIX con un estilo victoriano que conservan en la actualidad. El terreno rectangular ocupa aproximadamente 9 hectáreas de terreno, en las cuáles se extiende un precioso estanque habitado por gaviotas y cisnes.

St. Stephen's Green

El parque cuenta con zonas arboladas bajo las que cobijarse, infinitas praderas, una fuente central y algunos monumentos en honor a importantes personajes irlandeses. Una de las zonas más curiosas es el parque para ciegos, que cuenta con plantas aromáticas que están etiquetadas en braille.

Temple Bar

Es uno de los barrios más antiguos y carismáticos de la capital. Sus estrechas y adoquinadas calles conservan la más pura esencia de la ciudad y constituyen el mayor centro cultural y de ocio de Dublín. Debe su nombre a Sir William Temple, que adquirió los terrenos en el año 1600.

Temple Bar

Para llegar desde la zona norte del Liffey, tienes que cruzar el puente conocido como Ha'penny Bridge (Puente del Medio Penique).

Ha'penny Bridge

En origen se llamó "Wellington Bridge", en honor a Arthur Wellesley, primer Duque de Wellington, pero acabó obteniendo su nombre actual por dos motivos: su forma, similar al canto de medio penique y, por otra, por el peaje, de medio penique, que en un principio se tenía que pagar para cruzarlo. Este peaje dejó de cobrarse en 1919.

A partir de 1800 comenzaron a instalarse pequeñas empresas en la zona, pero el barrio se encontraba en pleno declive y los terrenos fueron adquiridos para la construcción de una estación de autobuses. Finalmente, el proyecto fue abandonado y los artistas y comerciantes decidieron permanecer en la zona.

Temple Bar comenzó a transformarse en un lugar próspero, sobre todo a partir de 1991, tras la elección de Dublín como Capital Europea de la Cultura. Hoy en día, Temple Bar está considerado como uno de los barrios más atractivos de Dublín, donde se unen diferentes espacios culturales con decenas de bares y pubs típicos irlandeses.

Temple Bar

Además de ser uno de los principales ejes de la vida nocturna de Dublín, Temple Bar acoge durante el día diferentes mercados como el Food Market (mercado de comida), o el Book Market (mercado de libros de segunda mano). 

Food Market en Temple Bar

La zona también es la elegida por varias asociaciones culturales, galerías de arte y algunas tiendas de moda alternativa.

Y con una pinta y un poco de música por las calles del Temple Bar, termina mi primer paseo por Dublín:


Más fotos en: https://www.facebook.com/mibaulviajero

Continuará....

Mamen

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bergen: la ciudad de las siete montañas

Desde la primera vez que pisé tierras nórdicas, me enamoré de sus paisajes naturales...y es que Noruega es naturaleza pura. En esta ocasión tenía que explorar una de las ciudades consideradas como la más bella de Noruega.... Bergen . Actualmente, Bergen  es la segunda ciudad más grande e importante de Noruega. También conocida como "la ciudad de las siete montañas". Su nombre es originario del nórdico antiguo, Bjorgvin. "Bjorg" que se traduce como "montaña"; "vin" que hace referencia a un asentamiento donde solía haber una pradera. Por lo que, el significado completo sería "el prado en las montañas". Y, por supuesto, es famosa por ser la puerta de entrada a los fiordos noruegos, de ahí que se haya convertido en un importante puerto de cruceros turísticos de Noruega, y uno de los mayores de Europa. Bergen  fue fundada en 1070 por el rey Olav Kyrre, sus orígenes están vinculados a la Edad Vikinga. Adquirió importancia gracias

Birka: la ciudad vikinga

Birka fue la primera ciudad de Suecia situada en la isla Björkö del lago Mälaren. Todo el lago Mälaren, al oeste de la capital, es uno de esos rincones de naturaleza primitiva que tanto caracteriza al paisaje sueco: agua, islas, bosques, naturaleza limpia y bien cuidada. Birka es uno de los ejemplos mejor conservados de asentamiento vikingo. Fundada en el S. VIII, se convierte en poco tiempo en un importante centro de comercio de artículos decorativos y de lujo. Al poco tiempo se transformó también en un importante centro de producción, donde los artesanos locales fabricaban cotizados objetos destinados al trueque a partir del hierro o de las pieles de los animales de la zona. Estos objetos eran intercambiados por tejidos bizantinos, vino del Rin, o piezas de joyería árabe. Aquí hay antiguos tesoros que han sido desenterrados e inspeccionados por arqueólogos e investigadores desde el S. XIX. En las excavaciones arqueológicas se han encontrado, incluso, sedas de China, lo que

Gastronomía Danesa: el famoso Smorrebrod o bocadillo danés abierto

Dinamarca ha sido, tradicionalmente, un país agrario, lo que ha marcado el carácter de su gastronomía. Hoy en día, la agricultura sigue siendo un sector económico clave. Hasta finales de la Segunda Guerra Mundial, la industria y los servicios no ganaron importancia. La Gastronomía Danesa  ha tenido una gran influencia de la cocina francesa, pero también de otros países europeos como Italia. La cocina más rural es similar a la de otros países escandinavos como Suecia y Noruega. Los platos tradicionales del campo se caracterizan por ser ricos en grasas y se basan principalmente en carbohidratos, carne, pescado y patatas. Ingredientes como pescados, mariscos, carne y una gran variedad de verduras e hierbas, son los principales componentes de sus platos. El hogar y la familia tiene mucha importancia para los daneses. La cena es la comida principal del día, y consiste generalmente en un solo plato. Las familias danesas hacen un esfuerzo por reunirse alrededor de la cena que cocina